¡Felices y organizadas fiestas!

ENTRADA 2

¡Felices y organizadas fiestas!

 

Siempre que llegan las fechas navideñas hay una serie de frases que la gente repite como si fueran auténticos mantras: “qué agotadores son estos días; siempre lo dejo todo para última hora; qué cantidad de juguetes acumulan los niños; estoy deseando que pasen ya las fiestas para recuperar la normalidad…”. Y habrá a quien le parezca exagerado lo que voy a decir, pero todo resulta mucho más fácil y llevadero si introducimos la organización en esta ecuación.

 

Realmente, si lo pensamos bien, son días normales y corrientes a los que hay que añadir más momentos de celebración, acumulación, compras, o desplazamientos de los habituales. ¿Y cómo se puede sobrellevar todo este exceso sin terminar jurando en arameo? Aquí van unos sencillos consejos para simplificar y disfrutar del periodo navideño sin agobios.

 

  • Planifica con antelación: desde los menús de los días importantes, hasta los ratos disponibles para realizar las compras navideñas, o incluso la ropa que te vas a poner. Coge lápiz, papel y calendario y distribuye tu tiempo en función de las tareas y actividades previstas. Será la mejor forma de resultar eficiente y sobre todo de poder disfrutar al máximo de cada momento.

 

  • Aprovecha estos días para desechar: adelanta el buen propósito del año y por cada cosa nueva que entre en tu casa, deshazte de otra. Si por ejemplo te regalan un precioso jersey, busca en tu armario otro que ya no uses desde hace tiempo y dile adiós. Repite esta misma operación con los juguetes de tu hijo, el menaje de la cocina, o las zapatillas de deporte. Recuerda que la acumulación sí puede ir a más, pero el espacio sigue siendo el mismo.

 

  • Da una nueva utilidad a tus cosas y dónalas: sí, hay que aprender a desprenderse, pero esto no significa que haya que tirar lo que todavía puede utilizarse. Selecciona por categorías y prepara lotes para distintas asociaciones o entidades que puedan dar una nueva vida a tus pertenencias. La ropa y los juguetes en buen estado pueden ser muy necesarias para otras personas. Comprobarás que esta labor es de las enseñanzas más gratificantes y liberadoras que experimentas cuando decides poner orden en tus espacios.

 

Así que, deja que el espíritu navideño (y planificador) lo invada todo y… ¡felices fiestas!



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies